El internet de las cosas: Todo conectado

Se trata de la primera revolución de la historia basada en una infraestructura inteligente que conectará cada máquina, cada empresa, cada tienda y cada vehículo en una red inteligente formada por una Internet de las comunicaciones, un Internet de la energía y un Internet de la logística integrados en un único sistema operativo. Se trata de un superInternet por lo que abarca como infraestructura y por los datos que irá reflejando.

Para entender de qué va el Internet de las cosas debemos también comprender que sus fundamentos no son en lo absoluto nuevos. Desde hace unos 30 años que se viene trabajando con la idea de hacer un poco más interactivos todos los objetos de uso cotidiano. Ideas como el hogar inteligente, también conocido como la casa del mañana, han evolucionado antes de que nos demos cuenta en el hogar conectado para entrar al Internet de las cosas. El Internet de las cosas potencia objetos que antiguamente se conectaban mediante circuito cerrado, como comunicadores, cámaras, sensores, y demás, y les permite comunicarse globalmente mediante el uso de la red de redes.

Si tuviéramos que dar una definición del Internet de las cosas probablemente lo mejor sería decir que se trata de una red que interconecta objetos físicos valiéndose del Internet. Estos objetos se valen de sistemas embebidos, o lo que es lo mismo, hardware especializado que le permite no solo la conectividad al Internet, sino que además programa eventos específicos en función de las tareas que le sean dictadas remotamente.

Se trata de chips y circuitos que comparados con, por ejemplo, un smartphone, podrían parecernos muy rudimentarios, pero que cuentan con todas las herramientas necesarias para cumplir labores especializadas muy específicas.

No hay un tipo específico de objetos conectados al Internet de las cosas. En lugar de eso se les puede clasificar como objetos que funcionan como sensores y objetos que realizan acciones activas, o que cumplen ambas funciones de manera simultánea.

En cualquier caso el principio es el mismo y la clave es la operación remota. Cada uno de los objetos conectados al Internet tiene una IP específica y mediante esa IP puede ser accedido pare recibir instrucciones. Así mismo, puede contactar con un servidor externo y enviar los datos que recoja.

Todo conectado

La idea detrás del Internet of things es que la Red llegue a todo tipo de cosas, no solamente a dispositivos electrónicos como smartphones, tablets, portátiles, televisiones, etc. que hoy día ya se conectan de forma habitual. Y tampoco se limitaría a electrodomésticos como lavadoras, hornos o frigoríficos con conexión (normalmente para que el usuario los gestione vía app de su teléfono), cosas que ya hemos visto en los últimos años.

El IoT va mucho más allá, entendiendo que TODO esté conectado, y que todo aparato, electrónico o no, sea capaz de tener una dirección IP que lo identifique y de esta manera conectarse a Internet de diferentes formas. Así, imaginemos que todos los aparatos de nuestra casa están conectados y todos los objetos equipados con dispositivos de identificación (RFID, códigos QR…). Gracias a ello podríamos saber qué está encendido o apagado en cada momento, qué alimentos hay en nuestra nevera y qué hay que comprar. En el supermercado a su vez, no existirían cosas fuera de stock ni carencia de productos y se evitaría que los productos caducaran antes de ser consumidos. A nivel global, se podría saber exactamente la ubicación de productos en todo el mundo, cómo se consumen y cómo se compran.

Con el Internet de las cosas todos los dispositivos se volverían inteligentes siendo capaces de enviar y recibir información de todo tipo. Esta información sería procesada en la nube donde se interpretarían las enormes cantidades de datos (de ahí lo de big data) generadas y al tiempo se compartiría la información en tiempo real y a través de sistemas expertos.

Es en el sector privado donde el Internet de las Cosas se está haciendo cada vez más popular:

La industria de producción en masa: la maquinaria que se encarga de controlar los procesos de fabricación, robots ensambladores, sensores de temperatura, control de producción, todo está conectado al Internet en cada vez más empresas lo que permite centralizar el control de la infraestructura.

Control de infraestructura urbana: control de semáforos, puentes, vías de tren, cámaras urbanas. Cada vez más ciudades implementan este tipo de infraestructuras basadas en el Internet de las Cosas que permiten monitorear el correcto funcionamiento de sus estructuras además de adaptar más flexiblemente su funcionamiento ante nuevos eventos.

Control ambiental: una de las áreas en las que está teniendo más éxito el Internet de las cosas, pues permite acceder desde prácticamente cualquier parte a información de sensores atmosféricos, meteorológicos, y sísmicos.

Sector salud: cada vez más clínicas y hospitales alrededor del mundo confían en sistemas que les permiten al personal de salud monitorear activamente a los pacientes de manera ambulatoria y no invasiva.

También hay aplicaciones del Internet de las Cosas para el transporte, la industria energética, y prácticamente todos los sectores comerciales.

El sector gráfico no se ha quedado atrás en la adopción de esta nueva tecnología. Actualmente estamos en la cuarta revolución industrial en la que se habla de fábricas inteligentes, procesos automatizados e internet de las cosas (IOT), Big Data, entre otros muchos factores. Los procesos industriales gráficos deben plantearse en qué medida afecta esta evolución a la empresa gráfica.

Construyendo un nuevo ecosistema

Generar un ecosistema en IdC es uno de los temas candentes y posibles para que haya una propuesta equilibrada y saludable.

Internet industrial es un término en auge que se refiere a poder integrar la maquinaria física compleja con sensores y software en red. Reúne campos como Machine Learning (aprendizaje automático), Big Data, el Internet de las cosas y la comunicación máquina a máquina para engullir y analizar los datos de las máquinas en tiempo real y utilizado para ajustar las operaciones. Estos campos cada vez estarán más unidos para poder crear la plataforma adecuada para su intercomunicación.

El móvil es un buen agente y, a la vez, sensor, por lo que es cada vez más inteligente en su entorno. Los smartphones están cambiando paulatinamente e integrando cada vez más sensores de todo tipo.

El IdC ha provocado una personalización. Por ello la manera de consumir productos y de conseguir determinadas objetos o artefactos se hará de manera personalizada e inteligente.

La plataforma construida para IdC se nutre de los datos generados, por ello su medio natural con el que sobrevive es el Big Data. Se hace constante y generar miles de datos para que el entorno sea cuantificado y analizado. Un ejemplo de plataforma para generar IdC son las smartcities o las ciudades inteligentes.

Manuel M. S., IT Manager en Accenture

Cómo definiría el internet de las cosas

“Internet of Objects”, “Machine-to-Machine Era”, “Internet of Everything”.

Podríamos decir que Internet ya no sólo es una red global que comunica a personas a través de dispositivos, también es una plataforma para dispositivos que se comunican con el mundo que los rodea y nos facilitan la vida.

Según su opinión, cómo puede afectar a las empresas esta nueva manera de entender la tecnología 

Internet de las cosas cada vez tiene más impacto en la sociedad y en consecuencia en las empresas de todo tipo: Educación, Comida, Logística, Retail, Gestión y otros muchas.

Según recientes previsiones y estimaciones de mercado en 2020 IoT podría adquirir su mayor madurez.

Está claro que las empresas que vendan software, hardware de IoT tendrán que invertir para seguir mejorando y las empresas que las utilizan encontrar su mejor uso.

Qué aspectos positivos puede tener en la fábrica 4.0 el internet de las cosas

Automatización de procesos, optimización de tiempo, de costes y aumentar calidad.

Qué deben comenzar a hacer las organizaciones para comenzar a adoptar esta metodología y porqué es necesaria

Pensar en el futuro, identificar posibles aplicaciones y casos de uso de IoT dentro de su sector y apostar. Forma parte de la transformación tecnológica que les llevará a la nueva era Digital.

Site Footer